Proyecto de vida colaborativo

Autora: Ofelia Macías
Institución Educativa Colegio Integrado La Petrólea.
Tibú, Norte de Santander, Colombia
Guía Pedagógica: Acciones de educación para la paz en el municipio de Tibú
Estrategia: Gestión colectiva de proyectos de vida.

Una experiencia pedagógica que permite el fortalecimiento de vínculos colectivos en la construcción de proyecto de vidas cooperativos para mitigar circuitos ilegales.

Con la realización del proyecto, los estudiantes del grado Décimo de la Institución Educativa “Colegio Integrado Petrolea” buscan descubrir el beneficio de diseñar su proyecto de vida a través de una estrategia colectiva, apoyo mutuo, trabajo colaborativo.

INTRODUCCIÓN

Abordar esta iniciativa pedagógica en el aula de clase, despertó la motivación de los estudiantes para participar y aportar sus opiniones e ideas. Hubo un cambio en el ambiente de aprendizaje de tal manera que fuera más dinámico y proactivo, donde cada alumno demostró interés para desarrollar cada fase del Proyecto de Vida Colectivo, a través del trabajo colaborativo y teniendo en cuenta las orientaciones de la docente.

Se logró desarrollar esta estrategia significativa donde todos socializaron y fijaron sus objetivos, expusieron sus opiniones, ideas, metas; las cuales sirvieron de apoyo para planear a mediano y largo plazo hechos concretos para la realización de los sueños en el futuro para cada uno de los participantes.

De la planeación de la estrategia y las actividades institucionales surgió la necesidad de conocer mejor el PESCC, lo cual ayudó a ampliar la finalidad de la estrategia y sus implicaciones institucionales y locales desde el “Autodirección personal”.

“REMANDO LENTO  Y A PASO FIRME, SE LOGRA EL ÉXITO”

La estrategia de gestión colectiva de proyectos de vida se tituló como “Remando lento  y a paso firme, se logra el éxito”. Resultó ser una experiencia muy útil para clase la cual corrobora la inquietud sobre el apoyo a los jóvenes de zona rural para los que es muy difícil aspirar a ser personas competitivas en el actual mercado laboral.

Las situaciones socioeconómicas, la vulnerabilidad en la que se vive, las familias disfuncionales, el reclutamiento de grupos al margen de la ley, las drogas, la inclusión a los diferentes circuitos de ilegalidad, la falta de universidades accesibles, entre otros factores crean un ambiente regional desfavorable para que la autorrealización profesional.

En medio de éste contexto surge la necesidad del rol docente como promotor de vidas por medio de proyectos como lo propone la “gestión de proyectos de vida colectivos”. Por medio de esta acción pedagógica se ayuda a los jóvenes del grado décimo a tomar consciencia de la importancia de desarrollar estrategias comunitarias de proyecciones de vida como una alternativa positiva que conduzca a trazar metas realizables hacia un futuro de autodeterminación personal.

Para generar proyectos de vida es necesario trabajar la autoestima, los principios y los valores para crecer espiritualmente y lograr así desarrollar habilidades, destrezas, intereses y motivaciones para el diseño y la creación del proyecto de vida colaborativo. Los jóvenes al manifestar tan diversas formas de actuar, de expresar sus sentimientos y emociones atraviesan sensaciones emocionales (como sentir ira, tristeza, miedo) frente al mundo incierto al que tiene que enfrentar.

En este punto el rol del docente como orientador asertivo del proceso de enseñanza-aprendizaje es clave para ayudar a construir en los estudiantes la identidad (yo) desde la autoestima, la seguridad y la confianza en sí mismo y en el mundo que lo rodea. Estas cualidades del ser, antes que del hacer y/o competir, crecen en las interacciones que establece con sus compañeros de estudio, sus relaciones interpersonales y sus estados emocionales significativos, ubicándolos a sí mismo como una persona única y autoconsciente de su éxito personal. 

Autodirección personal

Dentro del proceso de maduración o transformación personal (estudiante y docente) la estrategia, “gestión colectiva de  proyecto de vida”, ayudó a cultivar la energía para la superación personal mediante la adopción de nuevas ideas, cambios de pensamiento, nuevos comportamientos y actitudes para la autogestión y el auto direccionamiento.

Los alumnos siguieron paso a paso el desarrollo de cada una de las etapas de la estrategia de manera motivada y con la importancia del aporte pedagógico que ello trae. Se sembró un aprendizaje significativo al ponerlo en práctica ahora y para toda su vida.

Al expresar sus aspiraciones de llegar a ser profesionales, los estudiantes hacen realidad sus sueños y esperanzas en el futuro. Para lograr resultados positivos en ese intento, se generó la posibilidad de diseñar un proyecto de vida a partir de la conciencia que de sí mismo, de la realidad que le rodea y de su existencia en general.

Esta tarea les exigió: honestidad para autoconocerse, observación atenta para conocer el mundo en el cual viven, incremento de su sentido crítico en la evaluación de las posibilidades reales para lograr la realización de sus sueños, ejercicio en la toma de decisiones para establecer metas que quieren lograr, ajustándolas o modificarlas cada vez que sea necesario, desarrollo de su creatividad al diseñar acciones para alcanzar las metas, análisis y evaluación de las distintas alternativas que se presenten, ventajas a corto, mediano y largo plazo, conciencia de sus propios valores, creencias y necesidades, etc.

Dichas exigencias y entre otras más, contribuyen a la sólida estructuración de su personalidad y de una clara identidad; a su realización personal; al fortalecimiento de los valores que ya poseían y al surgimiento de otros nuevos. La estrategia potencia la autoestima pues ayuda a la autoeficacia lo cual se convierte en una oportunidad de ser competente y de construir factores de protección en relación con problemas como las adicciones, la delincuencia y otras formas de desadaptación social que hacen parte del circuito de ilegalidad, todo lo cual permite darle sentido, valor y rumbo a la propia existencia.

Los estudiantes del grado Décimo de 2019 de la institución educativa Colegio Integrado Petrolea del municipio de Tibú, se dieron cuenta de lo útil que es el hacer su propio proyecto de vida porque es una herramienta más que ayuda a dar sentido a la existencia y permite tener siempre anhelos, metas, deseos, motivos y razones para seguir viviendo y transcender ante las dificultades que se presentan en el mundo cotidianamente.

El luchar por hacer realidad los sueños, ser profesionales y competitivos laboralmente, permitirá a la juventud poner en práctica proyectos de vida en pro del bienestar propio y del de la región.

*CORPOEDUCACIÓN no es responsable por las opiniones ofrecidas en este espacio.

admin-corpo
Autora: Ofelia Macías Institución Educativa Colegio Integrado La Petrólea. Tibú, Norte de Santander, ColombiaGuía Pedagógica: Acciones de educación para la paz en el municipio de TibúEstrategia: Gestión colectiva ...