Una vista general al modelo de educación híbrido

Realizado por Armónico Agencia Consultora.*

¿Qué es el modelo de educación híbrido?

También conocido como modelo mixto o blended, el modo híbrido es una forma de enseñanza que combina los métodos y recursos didácticos de la educación presencial con las nuevas herramientas disruptivas de la educación a distancia. 

Su aplicación surgió a comienzos de los años noventa y fue desarrollado principalmente con el objetivo de mejorar las experiencias de aprendizaje estudiantil, así como el proceso de enseñanza.

Vale mencionar que la educación híbrida no es una metodología pedagógica como tal, sino más bien se refiere al modo en que el docente imparte conocimientos haciendo uso de espacios presenciales y virtuales de educación. Así mismo, no siempre se refiere a una relación 50/50 entre la modalidad presencial y virtual, pudiendo tener mayor ocupación alguna de estas. 

El modelo educativo híbrido se divide en dos tipos de enfoques según sea la ocupación de alguno de los espacios educativos:

  • Modelo disruptivo. Aquí la mayor parte del proceso educativo toma lugar en las plataformas tecnológicas y la modalidad presencial se da ocasionalmente, sirviendo más como una práctica de refuerzo o para aclaración de dudas por parte del docente. 
  • Modelo semipresencial. Se mantienen las características del modelo tradicional con una mayor intensidad enfocada en los espacios presenciales, pero hace uso de herramientas virtuales y, en ocasiones, sesiones por internet como complemento de la formación. 

Perspectivas del modelo de educación híbrido: ventajas y desventajas.

El modelo de educación híbrido o mixto cuenta con una serie de particularidades que, dependiendo de las condiciones y enfoques, pueden significar grandes ventajas para los estudiantes.

Sin embargo, también hay que mencionar que su correcta aplicación requiere de diferentes actores y circunstancias que si no son bien ejercidas pueden derivar en desventajas y frustrar el proceso evolutivo de la formación académica.

Por un lado, la educación híbrida ofrece la posibilidad de que el estudiante actúe de una manera más autónoma y se empodere más de su proceso educativo, ya que él mismo tiene la potestad de organizar sus horarios y tiempos de estudio gracias a la flexibilidad que permite este modelo.

Así mismo, el modelo híbrido admite que los alumnos sean más activos y rigurosos con su proceso de formación. Correspondiente al uso de herramientas virtuales, se pueden usar diferentes enfoques y metodologías que facilitan la adquisición de conocimientos de una manera más versátil y didáctica.

Adicionalmente, los maestros pueden tener un seguimiento más personalizado de cada uno de sus estudiantes mediante el uso de las plataformas tecnológicas de evaluación; lo cual permite reducir los tiempos de trabajo y optimizar las correcciones que se deban hacer acorde a las evaluaciones de los alumnos.

Incluso, el modelo de educación híbrido facilita acoger los aportes de otras disciplinas y avances tecnológicos como la inclusión del Big Data o la inteligencia artificial para determinar patrones de comportamiento en los grupos de estudiantes, y así encontrar enfoques de análisis grupales e individuales para hacer mejoras en los contenidos académicos y la metodología.

Aun así, apropiar una estrategia fundamentada en el modelo de educación híbrido no es tarea fácil. Requiere de la contribución de profesionales en diferentes ramas para poder integrar y garantizar las condiciones necesarias que permitan una correcta enseñanza.

Los maestros deben tener, por lo menos, un conocimiento básico sobre las herramientas tecnológicas para dar las clases virtuales y llevar un adecuado seguimiento de los alumnos; labor que podría tener una mayor dificultad si se trabaja con grupos muy grandes y que requieran de mayor atención. Por ejemplo, los expertos sobre el E-learning aplicado a la funcionalidad híbrida recomiendan no hacer uso de este modelo en grupos mayores de 20 personas.

De igual forma, es de gran importancia que la planeación y elaboración del plan de estudio previo al comienzo de un curso fundamentado en un modelo híbrido cumpla la garantía de alineación y  coherencia con los conceptos explicados tanto en la modalidad presencial como en la virtual, de tal manera que se complementen y aporten a la formación del estudiante.

De no ser así, será muy difícil proporcionar un curso de calidad con criterios académicos útiles para los alumnos, ocasionando confusiones de temas, desorden de dirección pedagógica y altas tasas de deserción.

Otro aspecto a tener en cuenta de la modalidad mixta, es el hecho de que algunas materias pueden tener una mejor adaptación que otras. Por tomar un ejemplo común, las áreas relacionadas a las ciencias formales suelen requerir de mucha participación práctica con actividades basadas en enfoques de métodos cuantitativos realizados en un laboratorio o con trabajos de campo.

En este sentido, el espacio virtual podría no ser el más idóneo para la explicación de estos ejercicios, mucho menos para su realización, aunque se cuente con simuladores para este tipo de prácticas. Por tanto, es más favorable optar por un modelo semipresencial donde el ámbito virtual sirva más como  refuerzo o espacio de resolución de dudas.

Lo contrario sucede con la enseñanza de las ciencias sociales o materias teóricas que son más susceptibles de adaptarse a modelos disruptivos y que requieren de menos actividad presencial. 

¿Cómo se adapta la educación híbrida al contexto de Colombia?

La educación híbrida en nuestro país puede ser algo novedoso y desconocido, sobre todo en la etapa de la educación escolar que en la gran mayoría de los casos suele ser presencial. 

No obstante, la situación de la pandemia ocasionada por el Covid- 19 ha redefinido el modelo de educación a nivel mundial. En el caso colombiano, el Gobierno Nacional y los centros educativos se han planteado la posibilidad de adoptar en algún momento el modelo híbrido gracias a sus facilidades de integración semipresencial y enfoque pedagógico. 

Las instituciones entienden que la situación sanitaria aún está lejos de terminar y se debe procurar por seguir manteniendo los protocolos de bioseguridad para el cuidado de la población sin descuidar la calidad y las experiencias prácticas de la educación.

En dicho contexto, la funcionalidad híbrida es una de las que mejores respuestas presentaría, y por ello de seguro veremos una mayor adopción de este modelo a futuro, cuando también se verán mejoras acordes a la enseñanza y al uso de herramientas educativas de tipo virtual.  

Fuentes de información: 

  1. https://ethinkeducation.com/blog/what-is-hybrid-learning-how-to-implement-a-hybrid-learning-strategy/ 
  2. https://www.commonsense.org/education/articles/how-to-plan-for-hybrid-teaching-and-learning 
  3. https://innovacioneducativa.tec.mx/modelo-hibrido/
  4. https://docentesaldia.com/2020/08/02/que-es-el-modelo-hibrido-o-mixto-en-educacion-principales-caracteristicas-y-ventajas/#:~:text=El%20modelo%20h%C3%ADbrido%2C%20tambi%C3%A9n%20llamado,como%20el%20proceso%20de%20aprendizaje.

*CORPOEDUCACIÓN no es responsable por las opiniones ofrecidas en este espacio.

admin-corpo
Realizado por Armónico Agencia Consultora.* ¿Qué es el modelo de educación híbrido? También conocido como modelo mixto o blended, el modo híbrido es una forma de enseñanza que combina los métodos y ...