Aprendizajes para el sector educativo durante la pandemia

Por Andrés Pedraza – Profesional Equipo Base proyecto Proteger Trayectorias Educativas*

La llegada del Covid-19 a nuestro país trajo consigo un sinnúmero de situaciones y retos de los cuales no escapó el sector educativo. Con el paso de los días y la aplicación de medidas de bioseguridad se empezaron a alejar a los estudiantes de las escuelas, lo cual implicó un nuevo desafío para las autoridades educativas, quienes debieron iniciar una rápida búsqueda de diversas estrategias que continuaran garantizando el derecho a la educación a cerca de 10 millones de estudiantes en el sector oficial.

Esta situación transformó las dinámicas escolares y generó algunos aprendizajes que merecen ser tenidos en cuenta:   

  • La profunda brecha digital. Hay fuertes carencias de conectividad a nivel nacional y falta acceso a recursos tecnológicos por parte de familias y estudiantes. Según el DANE hay más de cinco millones de hogares que tienen personas entre 5 y 18 años que asisten al sistema escolar, de estos, solo el 43% cuenta con internet[1]. Es decir, más de la mitad de las familias colombianas no pudieron seguir apoyando a sus hijos e hijas en la continuidad educativa a través de internet, sin contar aquellas con las limitaciones en acceso a recursos tecnológicos.  
  • La necesaria flexibilidad de los equipos docentes en las escuelas para adaptarse a situaciones cambiantes y retadoras. En algunos casos los docentes y directivos lograron adaptarse rápido y ajustaron su gestión para continuar garantizando el derecho a la educación con aciertos, carencias, dificultades y desafíos con tal que sus estudiantes no abandonaran sus estudios. La mediación principalmente del docente de aula se fracturó y obligó a buscar aliados en las familias para apoyar la continuidad educativa a través del desarrollo de guías. Y como diría Francesco Tonucci, los padres se convirtieron en colaboradores de primer orden de los maestros[2].  
  • Salieron a flote una vez más los efectos negativos del desmonte paulatino de programas de educación flexible con cierto nivel de efectividad como fue el bachillerato por radio entre otros. Hay debilidades que arrastran las instituciones educativas desde hace décadas para adaptar con éxito la educación a las necesidades de la población rural dispersa que tiene el país. Esta pandemia demostró una vez más la necesidad de fortalecer la política de educación rural a través de estrategias de educación flexibles que permitan a niños, niñas, adolescentes y jóvenes continuar su trayectoria educativa en condiciones de calidad.
  • La importancia de trabajar y desarrollar estrategias para el desarrollo de autonomía y hábitos de estudio en los estudiantes. Aunque es un desafío permanente de los maestros y maestras, este aumentó su nivel de complejidad durante la pandemia, al no poder mediar ni estar presente físicamente para promover interacciones efectivas con sus estudiantes, que les permitieran a estos sentirse apoyados frente a los retos que implica el abordaje de las guías de manera autónoma y generar hábitos de estudios que les permitan continuar su proceso de aprendizaje sin mayores traumatismos.
  • Lo vital que es el apoyo socioemocional a estudiantes y familias para seguir estudiando. Estar confinados en los hogares para muchos generó una serie de emociones y sensaciones para las cuales no se estaba preparado. La frustración, el enojo, la angustia y el miedo ante lo que está pasando y lo que sucederá se apodero de muchas familias, generando estrés ante la situación y en muchos casos sin saber cómo afrontar la situación. Para esto se requirió del esfuerzo de docentes, directivos y aliados, quienes a través de diferentes recursos pudieron propiciar diálogos con algunas familias para tratar de brindar apoyo emocional a sus estudiantes y que les permitiera disminuir las probabilidades de abandonar la escuela durante la pandemia.
  • Los agentes educativos y organizaciones que apoyan procesos de mejoramiento de la calidad educativa se convirtieron en un aliado de los directivos y docentes para contar con recursos y fortalecer sus capacidades de acompañamiento a estudiantes, adaptar de manera oportuna la gestión escolar a la no presencialidad sin fracasar en el intento, entregando material didáctico y dotando a docentes de recursos de apoyo para el desarrollo de las clases con sus estudiantes en espacios formativos a través de la virtualidad.
  • Profundizar la descentralización territorial y no solo de funciones. Las secretarías de educación como entidades que coordinan la política educativa a nivel territorial no cuentan en su mayoría con capacidades técnicas, financieras y humanas que sean suficientes para atender adecuadamente sus responsabilidades ante las instituciones educativas, aún dependen fuertemente del apoyo de los programas y oferta institucional del Ministerio de Educación Nacional, quien a pesar de las limitantes de conectividad en el territorio, dispuso de contenidos en sitios web como Colombia Aprende y programas de televisión para apoyar los aprendizajes de miles de estudiantes.
  • Incertidumbre en los efectos sobre la calidad de los aprendizajes de las y los estudiantes con las estrategias pedagógicas implementadas durante la pandemia. Es incierto saber en detalle la efectividad de las medidas tomadas por las autoridades educativas para el aprendizaje en casa y aún no hay estudios que permitan establecer con claridad la efectividad del trabajo a distancia comparado con las actividades desarrolladas presencialmente antes de la pandemia[3]. Es necesario investigar y analizar los resultados en términos del proceso en los diferentes niveles educativos y los desempeños de las y los estudiantes que aplicaron las pruebas Saber 11° este 2020 para ponderar en alguna medida dichos efectos.

[1] DANE, CNPV, 2018.

[2]Tonucci Francesco. (2020). Aprovechemos para pensar si otra escuela es posible. Recuperado de  https://webdelmaestrocmf.com.

[3] Elacqua Gregory y Schady Norbert. (2020) La educación ante el Covid-19 en América Latina: Retos y alternativas de política. Recuperado de https://blogs.iadb.org/educacion/es/retosyalternativasdepoliticaeducativa/

*CORPOEDUCACIÓN no es responsable por las opiniones ofrecidas en este espacio.

admin-corpo
Por Andrés Pedraza - Profesional Equipo Base proyecto Proteger Trayectorias Educativas* La llegada del Covid-19 a nuestro país trajo consigo un sinnúmero de situaciones y retos de los cuales no ...