Resiliencia en los salones de clase

Por: Juan Esteban Orlando Sánchez*
Agencia Armónico

Los profesores saben lo que es lidiar con la desmotivación y la frustración de los estudiantes dentro de los salones de clase, que se traduce en frases como “no creo ser capaz de realizar esto”, “siento que no soy inteligente” o “ya no doy más”. Todas estas señales son un llamado para tomar medidas, pero ¿cómo? ¿qué acciones tomar en estos casos?

Una respuesta a esta situación es recordarles a los estudiantes su capacidad de resiliencia, definida como la capacidad de recuperarse cuando se experimentan fallas y obstáculos que impiden el progreso hacia un aprendizaje; lo cual es fundamental para el crecimiento académico y el proceso de formación dentro de las aulas. 

Arthur Costa y Bena Kallick han desarrollado un enfoque estratégico llamado Hábitos de la Mente, que ayuda a reducir la tensión mental mientras se desarrolla la resiliencia. Este enfoque consta de 16 hábitos: persistencia; pensar y comunicar con claridad y precisión; manejar la impulsividad; reunir datos a través de todos los sentidos; escuchar con comprensión y empatía; crear, imaginar e innovar; pensar con flexibilidad; responder con asombro; pensar en pensar (metacognición); asumir riesgos responsables; esforzarse por la precisión; encontrar humor; cuestionar y plantear problemas; pensar interdependientemente; aplicar el conocimiento pasado a nuevas situaciones; y permanecer abierto al aprendizaje continuo.

4 maneras de fomentar los hábitos de la mente y resiliencia

  1. Persistencia, acertijos y rompecabezas: se pueden utilizar como ejercicios complementarios para captar atención o también para realizar una transición de un tema a otro. Los acertijos o los rompecabezas permiten a las personas desarrollar capacidades de recuperación y persistencia, lo cual le permite a los estudiantes fallar y recuperarse.
  2. Desarrollo de la metacognición: cuando un estudiante recibe una mala nota en un trabajo escrito, una evaluación o algún tipo de proyecto, los profesores siempre pueden enseñarles a desarrollar su capacidad de recuperación, es decir, enseñarles a que sean conscientes de sus pensamientos, sentimientos y acciones, y lo que pueden hacer en una determinada situación. Se puede empezar realizando un reconocimiento de la capacidad de recuperación que tienen, preguntándoles a ellos mismos cómo califican su nivel de resiliencia en una escala y así hacer un diagnóstico del salón de clases.
  3. Optimismo y riesgos responsables: es importante felicitar a los alumnos cada vez que toman un riesgo responsable y no obtienen el mejor resultado como responder mal a una pregunta, leer en voz alta y fallar en algunas palabras, ser voluntario para presentar primero una exposición. Estos riesgos responsables son oportunidades para fomentar la confianza, el optimismo y el desarrollo de la persistencia mientras se está en un espacio seguro.
  4. Tiempo fuera o pausas: las discusiones en clase pueden provocar miedo e inseguridad en los estudiantes. Por eso, una buena estrategia es implementar una pausa de 5 o 7 segundos, o el tiempo que el docente crea necesario, después de realizar una pregunta y antes de seleccionar a alguien para que responda. Esto no solo alivia la presión de los estudiantes, y su capacidad de reflexión, sino que también los ayuda a manejar la impulsividad, mientras tienen la oportunidad de recuperarse y generar la confianza para contribuir.  

Aplicar este tipo de actividades a los estudiantes de un salón de clase ayuda a fomentar la resiliencia en ellos. Todas las actividades van enfocadas en enseñar a los alumnos a no rendirse, a tomar riesgos responsables o a volver a intentar algo cuando se equivocan o lo hacen mal. De esta forma es mucho menos probable que los estudiantes sufran frustraciones en los salones de clase.

Fuente

CAHILL, BEADLE Y OTROS. Building resilience in children and young people. Melbourne  Graduate School of Education. University of Melbourne. Recuperado de: https://www.education.vic.gov.au/documents/about/department/resiliencelitreview.pdf

A framework called Habits of Mind can help students improve their ability to recover from frustrations and get back to learning. Recuperado de: https://www.edutopia.org/article/encouraging-students-develop-resilience

Vollrath, D. (2019). Encouraging Students to Develop Resilience


*CORPOEDUCACIÓN no es responsable por las opiniones ofrecidas en este espacio.

admin-corpo
Por: Juan Esteban Orlando Sánchez* Agencia Armónico Los profesores saben lo que es lidiar con la desmotivación y la frustración de los estudiantes dentro de los salones de clase, que se ...