Premio Compartir al Rector: un trabajo por la convivencia y la consolidación de la paz.

Foto: El Espectador
Francis Rodrigo Otero Gil, rector del Instituto Manizales (izquierda) en la Ceremonia del Premio Compartir. Fecha:25 mayo de 2017. Foto: Fundación Compartir.

En la XIX edición del Premio Compartir, Francis Rodrigo Otero Gil, rector del Instituto Manizales, que participa en el proyecto Aliados 10, ganó el galardón al mejor rector del país. Hablamos con él sobre su experiencia.

“El Instituto Manizales es un colegio oficial ubicado en el barrio San José de la capital de Caldas, con un contexto complejo, ya que atiende a población en alta vulnerabilidad como extrema pobreza, microtráfico, pandillas, embarazo adolescente y altos índices de deserción escolar”. Así recuerda Francis Rodrigo Otero Gil la situación de la institución en sus primeros días como rector allí, “era un dolor de cabeza para la ciudad de Manizales y nadie apostaba por su transformación”, indica.

A esta institución llegó Otero en el año 2007 desde Cartagena del Chairá, después de ganar el concurso docente y de ejercer por 23 años en el departamento del Caquetá. A pesar que tenía otra alternativa, eligió el Instituto Manizales porque creyó que en ese lugar, en especial, había trabajo por hacer.

Allí empezó sus labores como rector e inició un trabajo transformador/social  con la institución. Diez años después y fruto de su dedicación y la colaboración de la comunidad educativa del Instituto Manizales, su experiencia “Si yo cambio, todo cambia” fue ganadora en la última edición del Premio Compartir en la categoría de Gran Rector.

Una propuesta de convivencia

“Cuando llegué al Instituto Manizales hace siete años, nos dimos cuenta que había que hacer un trabajo social, trabajar en una cultura institucional que fuera una base para el cambio”, expresa el rector quien supo que para mejorar las condiciones del colegio y aportar a la comunidad, era necesario transformar la institución para que se convirtiera en una forjadora de cambio. Así que después de un análisis situacional y una recopilación de testimonios de la comunidad del barrio, decidió poner en marcha un plan de trabajo en cuatro frentes: gestión directiva, gestión financiera, gestión académica y gestión comunitaria; con el objetivo de lograr una resocialización de los jóvenes de la zona del impacto de la institución y transformar la calidad de vida a través de un procesos de inclusión con la comunidad. “Era necesario trabajar en la convivencia y la reconciliación. Por eso esta propuesta parte de un trabajo centrado en las personas, en ser humano, la convivencia y los valores”.

“Si yo cambio, cambia todo” empezó a funcionar. De sus frentes empezaron a ejecutarse varias actividades: se consolidó el gobierno escolar, se replanteó el manual de convivencia, se revisó el horizonte institucional, se le ofreció atención a la población vulnerable con un equipo interdisciplinar, se incrementó el presupuesto en un 400%, se proyectó una ampliación de la planta escolar. Asimismo, se implementaron estrategias de diseño curricular, se evaluaron constantemente los planes de estudio, las planeaciones y las mallas curriculares. Además, este trabajo se complementó con la realización de actividades artísticas, culturales y de construcción de ciudades. Estas acciones, y muchas otras más, fueron posibles gracias a los docentes, la unidad administrativa, los estudiantes y los padres de familia. “Fue un trabajo en equipo con los docentes, los estudiantes y los demás miembros de la comunidad educativa del Instituto Manizales”, agrega Otero.

Los resultados no tardaron en llegar: mejoramiento de la convivencia y el clima escolar y duplicación de los puntajes del colegio en el Índice Sintético de Calidad Educativa (ISCE) del Ministerio de Educación en los últimos años. Ahora el Instituto Manizales ya es reconocido como de los mejores colegios de su ciudad y muchos se acercan a conocer su experiencia.

Premio Compartir al Rector

El Premio Compartir es una iniciativa realizada cada año por la Fundación Compartir, que nació con el objetivo de reconocer y exaltar la labor de docentes y rectores del territorio colombiano. En la actualidad, es una plataforma que además de dar a conocer las mejores experiencias educativas colombianas, también le brinda a sus participantes herramientas y recursos para seguir desarrollando sus propuestas, y además, seguir en la búsqueda del mejoramiento de la calidad educativa del país.

Francis Rodrigo Otero empezó a participar en el Premio Compartir al Rector desde que abrieron dicha categoría, hace cinco años. “Fue un proceso largo, me postulé con la propuesta en los años 2012, 2014, 2015 y 2016. Por cada postulación iba puliendo la propuesta. Después que me seleccionaron, viajé a la ciudad de Bogotá y estuve allí en la defensa de la propuesta durante una semana, con los profesionales de la Fundación”.

De 180 candidatos inscritos, y de 23 semifinalistas, finalmente fue premiado en el Teatro Colsubsidio de Bogotá, el pasado 25 de mayo, quien recibió el premio de manos del presidente de la República, Juan Manuel Santos, y la ministra de Educación, Yaneth Giha.

Proyecto Aliados 10

De izquierda a derecha: Francis Rodrigo Otero Gil, rector del Instituto Manizales; Adriana Toro, coordinadora académica del Colegio Nuestra Señora del Rosario;Sor Inés Torres, rectora del Colegio Nuestra Señora del Rosario y Ricardo Ocampo del Instituto Manizales, durante una mesa de trabajo del proyecto ALIADOS 10. Fecha: octubre 2016. Proyecto Aliados 10. Foto: ALIADOS 10.

El Instituto Manizales participa desde el año 2016 en el proyecto ALIADOS 10 del Ministerio de Educación, la Organización de los Estados Iberoamericanos y CORPOEDUCACIÓN, el cual busca apalancar procesos de mejoramiento en la calidad educativa, a partir de un trabajo de jalonamiento entre establecimientos educativos pares. En palabras del rector Otero, el proyecto Aliados 10 ha contribuido a fortalecer los resultados positivos en las pruebas Saber, de los resultados del ISCE, pasando de 2,8 en 2014 a 5,45 en 2015 y a 6,99 en 2016 “Entre los aprendizajes que deja el proyecto, he concluido que participar en todos estos procesos no es tarea fácil, ya que todos los días deben estar acompañados de disciplina, es decir, de escribir y reflexionar sobre qué hemos logrado. La gestión es un día a día”, manifestó Otero y es esa gestión la que hace que el Instituto Manizales participe en la actualidad en 42 proyectos, entre ellos bilingüismo, preescolares integrados, Jornada Única, Ser Pilo Paga, becas para docentes y Aliados 10.

El establecimiento acompañante (par) de la IE Manizales es el Colegio Nuestra Señora del Rosario, también de la ciudad de Manizales, que cuenta con 69 años de experiencia desde su fundación y es reconocida por su calidad académica. “Estábamos muy pendientes del proceso del Premio Compartir, sus resultados y el día que fue la premiación estuvimos conectados al streaming acompañándolo virtualmente. Nosotros sentimos tanto orgullo como si hubiera sido algo de nuestro colegio, además ambos establecimientos han hecho un buen equipo de trabajo”, afirmó Adriana Toro, coordinadora Académica del colegio Nuestra Señora del Rosario, institución acompañante.

En el segundo semestre de este año, ambas instituciones seguirán el cronograma oficial del proyecto y realizarán actividades como intercambio de experiencias entre los estudiantes de los dos colegios, encuentros de docentes, talleres de formación  pedagógica, preparación y simulacros de aplicación de pruebas de Estado.

Encuentro de docentes del Instituto Manizales y del Colegio Nuestra Señora del Rosario en la ciudad de Manizales en el año 2016. Proyecto Aliados 10.   Foto: ALIADOS 10.

admin-corpo
Foto: El Espectador Francis Rodrigo Otero Gil, rector del Instituto Manizales (izquierda) en la Ceremonia del Premio Compartir. Fecha:25 mayo de 2017. Foto: Fundación Compartir. En la XIX edición del Premio ...