Internet seguro: una tarea de todos

Por: Carolina López
Agencia Armónico.
El uso del Internet es actualmente uno de los hábitos más cotidianos de los niños, niñas y adolescentes, exponiéndolos a diferentes peligros porque quedan expuestos ante desconocidos y porque entre ellos mismos también se pueden hacer cyberbulling o sexting. Por lo tanto, es pertinente formar a los estudiantes para que generen interactividades positivas y crearles conocimiento e información que les permita definir criterios propios sobre los cuales basar sus comportamientos en la red.

Según un informe elaborado por la Organización de los Estados Americanos y el Instituto Interamericano del Niño, Niña y Adolescente, algunos de las principales amenazas en Internet que afectan a los estudiantes son:

  • Sexting: consiste en compartir fotografías y videos sugestivos o sexualmente explícitos de la persona misma desde el teléfono celular o Internet. Cuando esta práctica se lleva a cabo involucrando a menores puede llegar a constituirse en violencia sexual.
  • Ciberbullying o ciberacoso: se trata de una forma de hostigamiento y agresión que se produce entre pares, con la intención de propagar mensajes o imágenes crueles, de modo que sean visualizados por más personas y se potencie la agresión hacia la víctima.
  • Sextorsión: es el chantaje que se hace a la persona que ha enviado fotografías íntimas, pidiendo algo a cambio bajo la amenaza de que si no se obtiene lo deseado se publicarán las imágenes.
  • Gooming: consiste en acciones deliberadas por parte de un adulto para establecer amistad con niños, niñas o adolescentes en Internet para obtener una satisfacción sexual mediante imágenes eróticas o pornográficas del menor.
  • Exposición a contenidos nocivos: se refiere al acceso de forma intencionada o accidental a contenido violento, de índole sexual o generador de odio, siendo perjudicial para su desarrollo.
  • Retos virales: son pruebas que ponen en riesgo la integridad o la vida de quienes las llevan a cabo. Por la amplia circulación que alcanzan, hacen que se despierte el deseo de ser repetidos por quienes los ven, adquiriendo características asociadas a la búsqueda de reconocimiento y aceptación dentro de las mismas redes sociales.  

La estrategia para evitar ser víctima de cualquiera de estas prácticas depende, en gran medida, de la información que los menores tienen a la hora de navegar por la red y establecer relaciones con otras personas. Además, existen otras prácticas que se pueden compartir con los estudiantes para el buen uso de esta red global:

  • Enseñarles cómo manejar extraños en la vida real y en los entornos virtuales.
  • Diseñar una lección en la que los estudiantes entiendan qué es un extraño, qué cosas no se le deben decir a un extraño y las diferentes maneras en las que se pueden conectar con extraños en línea. 
  • Explicarles normas de comportamiento y habilidades sociales.
  • Establecerles límites de uso del Internet según la edad y aspectos de su personalidad.
  • Hablar con los padres de familia para que controlen las cuentas de sus hijos, que no tengan contraseñas secretas, ni la posibilidad de crear nuevas cuentas sin supervisión.
  • Fomentar otro tipo de actividades como practicar deportes, leer, pintar, jugar, entre otras.

Internet ofrece varias posibilidades de diversión, aprendizaje y herramientas para nuevas adquisiciones de conocimiento. El reto para los docentes y padres de familia es crear métodos, procedimientos y normas que logren identificar y eliminar vulnerabilidades, haciendo que esta red sea un lugar seguro.

*CORPOEDUCACIÓN no es responsable por las opiniones ofrecidas en este espacio.

admin-corpo
Por: Carolina López Agencia Armónico. El uso del Internet es actualmente uno de los hábitos más cotidianos de los niños, niñas y adolescentes, exponiéndolos a diferentes peligros porque ...