Innovación: clave para la educación

Autora: Carolina López.
Armónico Agencia Consultora.
Actualmente los docentes se están enfrentando a cambios en los diferentes contextos tecnológicos, sociales y escolares. Por lo cual, es indispensable formar docentes creativos, competitivos, flexibles e innovadores, que tengan la capacidad de crear proyectos significativos para sus estudiantes y su institución educativa.

Como afirma Diana Laulillard, co-investigadora en el Programa Local de Investigación de Participación en Educación Superior de CGHE, “un docente innovador no es aquel que únicamente emplea la tecnología o que utiliza el cambio con afán de hacer algo nuevo, sino aquel que impulsa el cambio continuamente con el objetivo de mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje”. El papel del docente es una pieza clave en las aulas para diseñar procesos de aprendizaje que se adapten a las necesidades particulares de sus estudiantes y que aporten a la transformación de la educación convencional.

El docente innovador valora de forma positiva las capacidades de sus estudiantes, aprovecha los recursos que tiene para convertirlos en herramientas de trabajo, intercambia conocimientos con sus compañeros, es sensible a lo que sucede a su alrededor, piensa nuevas metodologías para trabajar y se arriesga a probar diferentes ideas para llegar a una gran iniciativa que puede ejecutar. Además, el docente innovador tiene 5 habilidades necesarias para poder consolidar con éxito un proyecto desde la primera fase hasta hacerlo realidad: asociación, cuestionamiento, observación, networking y experimentación.

Jeff H. Dyer, Hal B. Gregersen y Clayton M. Christensen explican en su libro ‘El ADN del innovador’ las 5 habilidades mencionadas anteriormente y cómo puede concebir nuevas ideas, trabajar con otras personas para implementarlas y crear habilidades de innovación que potencien la competitividad.

  • Asociar: habilidad de conectar preguntas, ideas o problemas de diferentes áreas de conocimiento. 
  • Cuestionar: habilidad de hacer preguntas que retan al sentido común. 
  • Observar: habilidad de producir ideas no comunes observando situaciones y fenómenos comunes.
  • Experimentar: habilidad de probar sus ideas a través de la creación de prototipos y el lanzamiento de pilotos.
  • Networking: habilidad de relacionarse con diferentes personas para extender sus ámbitos de conocimiento.

El innovador siempre está buscando nuevos métodos para trabajar, nuevas ideas, nuevas asociaciones, nuevos conceptos que le permiten transformar el proceso de enseñanza a un proceso participativo, creativo y motivacional para sus estudiantes.Así lo explica Martha Vives, doctora en Ciencias, quien señala que los docentes, son personas dispuestas a aprender, con una gran capacidad de trabajo y perseverancia, pero también capaces de reinventarse a sí mismos cuantas veces sea necesario; optimistas y creativas pero centradas y realistas; de mente abierta y gran capacidad de observación y de análisis frente a problemas complejos; con grandes habilidades para el trabajo en equipo y para fortalecer lazos de pertenencia de los miembros”.

El reto para los docentes es apostarle a la innovación y lograr que la educación sea el primer paso en la formación de jóvenes con herramientas y competencias necesarias para construir una sociedad más justa, equilibrada y eficaz.

*CORPOEDUCACIÓN no es responsable por las opiniones ofrecidas en este espacio.

admin-corpo
Autora: Carolina López.Armónico Agencia Consultora.Actualmente los docentes se están enfrentando a cambios en los diferentes contextos tecnológicos, sociales y escolares. Por lo cual, es indispensable formar docentes creativos, competitivos, ...
0 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.