Fomentar la creatividad en el aula: un desafío educativo

Por: Carolina López Romero
Comunicadora Social Armónico Agencia Consultora

“La creatividad es un bien social, una decisión y un reto de futuro. Por ello, formar en creatividad es apostar por un futuro de progreso,
de justicia, de tolerancia y de convivencia”.
Saturnino de la Torre

La creatividad no es una característica exclusiva de un grupo en particular, todas las personas tienen potencial para llegar al nivel de producción creativa, lo importante es aprender a innovar y desarrollar esta competencia desde niños. Por esta razón, el sector educativo se encuentra ante un gran reto: crear y usar caminos para fomentar el pensamiento divergente, el razonamiento de vectores múltiples y conclusiones abiertas. Ser creativo implica adquirir un valor cultural que permita generar soluciones para las problemáticas contemporáneas, transformándolo en una necesidad fundamental para mejorar la calidad de vida.

Puede iniciarse desde el docente, empleando metodologías didácticas para motivar los procesos de aprendizaje en los estudiantes. “El valor de ser creativo radica en volver a ser criatura: cómo el mundo es siempre nuevo para la mirada del niño, así la creatividad nos hace mirar con una mirada siempre nueva la creación que nos rodea. Pensar de manera original es volver a los orígenes. Los profesores pueden ser un verdadero motor del pensamiento creativo”. Afirma Miguel Ángel Belmonte, director del Departamento de Educación y Humanidades de la Universitat Abat Oliba.

Estas son algunas herramientas para promover ideas innovadoras y procesos creativos en el salón de clases:

  • Crear estrategias para que los alumnos busquen soluciones por sí mismos.

Realizar preguntas abiertas que motiven a buscar las mejores respuestas y plantear problemas que ellos puedan resolver sin ayuda de otros, estimulándolos a cuestionarse, conectarse y explorar.

  • Modificar la distribución del aula.

Cambiar la tradicional organización de los pupitres en fila, hacer que los estudiantes junten sus mesas o se sienten en círculo facilitará el trabajo en equipo y la lluvia de ideas.

  • Innovar junto a ellos.

Crear palabras que solo se puedan usar en clase, cambiar los nombres de los alumnos por los de personajes históricos, dirigir debates entre ellos, invitarlos a que crear un personaje mitológico y que luego inventen leyendas y cuentos sobre este.

  • Aprovechar la tecnología.

Crear una clase más dinámica y explotar la creatividad y competencias de los estudiantes.

  • Cambiar los roles.

Ocasionalmente permite que los alumnos sean los encargados de transmitir los conceptos y que busquen metodologías creativas para hacerlo.

  • Crear un espacio en el aula exclusivo para la creatividad.

Diseñar un lugar destinado para los procesos creativos como una mesa para dibujar, una cartelera, un escenario, etc.

  • Estructurar lecciones multidisciplinarias.

Integrar elementos de arte, música y cultura a tu asignatura para que los alumnos incorporen los conocimientos más fácilmente. Por ejemplo, puedes enseñar geometría mostrando cómo se aplica en obras de arte.

  • Visita centros culturales con los estudiantes.

Llevarlos a bibliotecas, galerías de arte o museos, pedirles que elaboren una guía de estos lugares para que después lleven a sus familiares, ofreciéndoles visitas guiadas por ellos mismos.

Como expresó el exministro de Educación Jaime Niño Díez en el 2007 en una declaración sobre lineamientos curriculares, “hoy en día es necesaria una visión nueva de la educación, capaz de hacer realidad las posibilidades intelectuales, espirituales, afectivas, éticas y estéticas de los colombianos, que garantice el progreso de su condición humana, que promueva un nuevo tipo de hombre consciente y capaz de ejercer el derecho al desarrollo justo y equitativo, que interactúe en convivencia con sus semejantes y con el mundo y que participe activamente en la preservación de los recursos”.

La implementación de la creatividad en el aula es un reto para el docente, quien tiene la posibilidad de cuestionar a los alumnos, planificar todas las clases implementado metodologías interesantes, y ser libre de experimentar y adoptar un planteamiento basado en la exploración. Una clase innovadora es un espacio con metas donde las opiniones de todos son importantes, donde los alumnos pueden desarrollar pensamientos y comportamientos innovadores a través de un plan integral de estudios.

ESTE ES UN ESPACIO DE EXPRESIÓN LIBRE E INDEPENDIENTE QUE REFLEJA EXCLUSIVAMENTE LOS PUNTOS DE VISTA DE LOS AUTORES Y NO COMPROMETE EL PENSAMIENTO NI LA OPINIÓN DE CORPOEDUCACIÓN.
admin-corpo
Por: Carolina López Romero Comunicadora Social Armónico Agencia Consultora "La creatividad es un bien social, una decisión y un reto de futuro. Por ello, formar en creatividad es apostar por un futuro ...