Crear espacios para trabajar en equipo

Por: Carolina López Romero
Comunicadora Social Armónico Agencia Consultora

Un reto actual para el proceso de enseñanza es mejorar el trabajo colaborativo y dar el salto metodológico de trabajar en grupo, entendiendo que el conocimiento no se transmite, sino que se construye. La interacción entre los estudiantes activa procesos mentales, socializa el aprendizaje, comparte la información y resuelve problemas.

Como explica el licenciado en física y matemáticas, Nelson Barrios Jara, “las clases tradicionales donde el maestro es el único que participa y habla no dan muestra de construcción de conocimiento porque este se cimienta y edifica a partir de la interacción, por tal motivo hay que darle vida al aula con múltiples alternativas, entre ellas, el trabajo en equipo. Para llevar a cabo este aprendizaje es necesario que se den una serie de condiciones por parte del alumno y del profesor; estos dos elementos son posibles de alcanzar si quien lo lidera, es decir el docente, logra infundir, encauzar y ensoñar”.

Fomentar el trabajo en equipo en las clases aporta numerosos beneficios y ventajas para los alumnos:

  • Genera relaciones positivas.
  • Favorece la responsabilidad y el compromiso con los demás.
  • Enseña valores como la solidaridad y el respeto.
  • Brinda herramientas para aprender a tolerar la frustración y ser pacientes.
  • Desarrolla habilidades sociales e interpersonales.
  • Enseña a apoyarse entre los estudiantes para lograr un objetivo en común.
  • Fomenta la empatía y resolución asertiva de problemas.
  • Impulsa el “aprender a aprender”.
  • Aumenta la autoestima de los alumnos, su motivación e interés.

Estas son algunas pautas que se deben tener en cuenta para empezar a implementar el trabajo colaborativo en el salón de clase:

  • Los grupos deben ser equilibrados y los alumnos deben tener diferentes visiones, niveles y formas de trabajar.
  • Hay que establecer normas de comunicación para evitar conflictos; el docente tiene que actuar como orientador y mediador.
  • Distribuir adecuadamente los equipos, repartir el material y las herramientas de trabajo de forma equitativa.
  • Explicar dentro de cada grupo los roles que pueden ser ejecutados y las tareas que corresponden a cada estudiante.
  • Definir objetivos en común e individuales para el desarrollo del trabajo grupal.
  • Identificar el líder en cada grupo colaborativo.

El trabajo en equipo es una de las herramientas más importantes en la educación por los valores y habilidades que se pueden desarrollar no solo en el salón de clase, sino también en el futuro laboral y profesional de los estudiantes. En concordancia, es fundamental que los proyectos pedagógicos como ferias científicas, actividades culturales, entre otros, sean orientados para que se realicen en grupos pequeños. “Trabajar de forma colaborativa es una destreza que necesitan nuestros estudiantes para enfrentarse al mundo laboral. Prepáralo adecuadamente y será capaz de transformar personas, organizaciones y países”. DraEunice Pérez-Medina, directora del Centro para la Excelencia Académica (CEA) de la Universidad de Puerto Rico.

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Corpoeducación.

admin-corpo
Por: Carolina López Romero Comunicadora Social Armónico Agencia Consultora Un reto actual para el proceso de enseñanza es mejorar el trabajo colaborativo y dar el salto metodológico de trabajar en grupo, entendiendo ...