Consejos para docentes: enseñar de manera óptima ante los nuevos retos del 2021

Escrito por Julián Barriga – Armónico Agencia Consultora.*

Un nuevo año empieza y con ello nuevos retos y circunstancias en materia educativa  se aproximan de cara a lo que será el transcurso del 2021. 

Los y las docentes pueden sentir cierta preocupación frente a las decisiones que ha tomado el Gobierno Nacional, en cabeza del Ministerio de Educación, para retomar la modalidad de enseñanza presencial bajo un esquema de alternancia, a medida que la situación de salud pública derivada por la crisis del Coronavirus mejora en el país.

Sin embargo, no es difícil entender las preocupaciones de los y las docentes, sobre todo por la alta responsabilidad que asumirán en la reactivación de la educación presencial. Si bien es cierto que se menciona la importancia de volver a las clases en las aulas de los colegios, aún existe cierta incertidumbre ya que todavía es necesario tener precaución por el riesgo de contagio, no solo para ellos, sino para sus alumnos y las circunstancias que esto conlleva, lo cual puede generar problemas de ansiedad y estrés.

No es para menos decir que la situación a raíz de la pandemia en Colombia sigue siendo compleja y, en consecuencia, el sector educativo ha sido uno de los que más impacto ha padecido, teniendo que modificar drásticamente la forma de enseñar y la relación entre alumnos y maestros.

En esta medida, el cambio disruptivo que implica volver a la “nueva normalidad” en la educación presencial, podría suponer para algunos estudiantes una serie de efectos luego de un largo tiempo de educación en casa, donde seguramente se adaptaron a esta dinámica. Esto conlleva también a que las y los maestros asuman el reto de reinventar sus dinámicas de enseñanza, entendiendo las nuevas características de su grupo de alumnos y la coyuntura específica donde confluyen.    

Como primer consejo para los y las docentes en respuesta a los altos niveles de estrés y ansiedad que asumirán bajo esta readaptación, es recomendable asistir a terapias psicológicas con un profesional para que puedan tener un espacio en el cual manifiesten sus preocupaciones ante los nuevos retos que enfrentan en su profesión.

Otro consejo importante es que dentro de los mismos horarios de clases busquen momentos de esparcimiento con actividades diferentes a las del trabajo.  Practicar deportes, actividades artísticas, terapia de yoga y meditación, entre otros ejercicios, son algunas ideas que aportarán al bienestar emocional de las y los maestros en general y que pueden desarrollarse en periodos cortos de tiempo. 

Al igual que las y los profesores, sus estudiantes pueden sentir preocupación, ansiedad y estrés por el retorno a las clases en los espacios físicos; pues ellos y ellas tampoco son ajenos a esta realidad y también pueden sentir angustia al hacerlo, ya que no saben a qué se pueden enfrentar ni mucho menos que supondrá esto en relación a su proceso de aprendizaje.

Esto puede jugar a favor y verse desde una perspectiva positiva tanto para estudiantes como para docentes, ya que propicia la oportunidad de diseñar estrategias pedagógicas amigables con el mismo rendimiento académico, pero que permitan impartir un enfoque donde la o el maestro sea una guía y un consultor, más que un instructor. Esto también permite que los y las profesoras reduzcan la presión al entender que su grupo de alumnos también están retomando en todo lo que la educación presencial implica. 

A modo de recomendaciones para fomentar estas prácticas educativas, sugerimos las siguientes ideas que pueden ayudar a las y los maestros a generar esa cercanía con sus alumnos en la “nueva normalidad” y desarrollar un ambiente educativo más apropiado bajo las nuevas circunstancias.

  1. Crear proyectos de interés estudiantil de manera autónoma:

    na excelente manera de motivar la participación de las y los alumnos con el fin de aumentar la confianza, es darles una mayor autoridad y entregarles opciones para que sean ellos mismos quienes elijan un tema de su interés para investigar y abordar según el formato que prefieran. 
    Es importante incluir la socialización entre alumnos; para hacerlo se puede invitar a que ellos generen algún tipo de material entregable al final del curso. Con esto se harán actividades periódicas a manera de conversatorios donde entre ellos expongan sus avances y generen un espacio de preguntas y respuestas con sus compañeros de clase. 

  2. Enseñar por medio de juegos:

    por muy teórico y rígido que pueda ser un tema, siempre existe la forma de compartirlo de una manera lúdica para que influya en la curiosidad de las y los alumnos y les permita divertirse mientras aprenden.

  3. Permitir al estudiante ser como un maestro:

    esta estrategia consiste en motivar al alumno para que investigue y exponga algún tema relacionado con el pensum del programa y lo enseñe a los demás. La o el maestro actuará como un guía en dicha actividad y orientará la sesión; esto permite que los ambientes de clase sean más tranquilos y activos entre alumnos y docente.

¡La educación virtual aún seguirá y es primordial prestarle atención!

En razón a las declaraciones hechas por la Ministra de Educación, María Victoria Angulo, el modelo de alternancia y el retorno a clases en los espacios físicos de los colegios se harán de manera progresiva y segura para cumplir con todos los protocolos de bioseguridad y generar espacios idóneos. Por tanto, se comenzará con grupos pequeños de alumnos, por lo menos hasta que se completen las fases de vacunación contra el Coronavirus.

Además, la Ministra agregó que el espacio virtual servirá como un apoyo y será fundamental su uso mientras se retorna a la presencialidad en todos los establecimientos educativos del país.

Por este motivo, los y las docentes necesitan tener estrategias que agrupen ambas modalidades, bajo una metodología de educación semipresencial, sin saturar el proceso educativo de las y los alumnos.

Lo más seguro es que para los primeros meses de este año 2021, la virtualidad continuará siendo el principal medio de educación, pero progresivamente irá perdiendo protagonismo mientras se restablece la presencialidad. En consecuencia, los esfuerzos deben ir dirigidos, en una primera instancia, a promover las formas que permitan la adecuada enseñanza de manera digital, teniendo en cuenta los retos que esto supone como las dificultades de accesibilidad, la monotonía y poca participación activa de parte de las y los alumnos. 

En segunda instancia, los esfuerzos deberán ir dirigidos a garantizar la virtualidad como medio de apoyo y complemento de las  enseñanzas en la interacción presencial.

Fuentes de información:

  1. https://www.edutopia.org/blog/re-energize-classroom-new-year-nicholas-provenzano
  2. https://www.edutopia.org/article/8-teachers-reflect-start-new-school-year
  3. https://www.eltiempo.com/vida/educacion/ministra-de-educacion-maria-victoria-angulo-explica-el-modelo-de-clases-durante-2021-558067
  4. https://www.infobae.com/america/colombia/2021/01/02/mineducacion-presenta-su-balance-de-2020-y-explica-como-sera-el-modelo-de-clases-para-2021/

*CORPOEDUCACIÓN no es responsable por las opiniones ofrecidas en este espacio.

admin-corpo
Escrito por Julián Barriga – Armónico Agencia Consultora.* Un nuevo año empieza y con ello nuevos retos y circunstancias en materia educativa  se aproximan de cara a lo que será el transcurso del ...